martes, 28 de marzo de 2017

Curso de JISEIDÔ en Burgos

Fueron varios los motivos que me llevaron a asistir a este Curso de JISEIDÔ en Burgos, un curso que ya intenté realizar el año pasado y que una inoportuna lumbalgia de última hora lo impidió.
Entre esos motivos estaban el conocer personalmente a los Maestros Kenji Tokitsu y Fernando Martín... al Maestro Oskar Gutiérrez ya tuve el placer de conocerle anteriormente en una convención de Tai Chi Chuan en Madrid.

Pues bien, esta vez por fin, todo esto ha sido posible. Además, existía otra poderosa razón para desplazarme a Burgos, a este curso, y no era otra que la de seguir una estela, la del Ki (Chi) que durante tanto tiempo llevo persiguiendo buscando respuestas a un sin fin de preguntas. Preguntas más allá de los conceptos o filosofías... preguntas técnicas de corte fisiológico, físico o natural que, presumiblemente se entiende, deberían ir asociadas al arte marcial. Pero al arte marcial de práctica, de kihon, de biomecánica... y que sin embargo brilla por su ausencia.
Durante las explicaciones del Maestro Tokitsu, todas estas cuestiones que me hago, voy dándome cuenta que no sólo me las hago yo, a él le sucedió parecido, salvando las distancias. Y he aquí mi sorpresa, cuando ya desde nada más el "REI" de inicio, desde la primera técnica del primer ejercicio... ese deseado KI ya estaba ahí... recorriendo mi cuerpo de una forma muy natural, muy presencial y notoria... muy física, sin misticismos, como cuando das un sorbo de café caliente sin saberlo y notas como baja el ardor por el esófago...
Ahora ya no me importa lo que se piense de mí por escribir esto. Antes quizás, me importaba, porque todo era teoría y no lo había comprobado, pero ahora, que lo he sentido, me da igual lo que pueda pensar quien lea esto.
Y sólo era necesario aplicar corporalmente el símil del "líquido" para sentir. Algo fabuloso, y me dicen que !esto sólo es el principio!
Esta forma de interpretar de una forma libre y natural el Kikô (Chi Kung), el Ritsu-zen (Zhang Zhuang), el Tai Chi Chuan y sus formas o kata, el Jisen o "Danza de la energía" tan personal del Maestro Kenji Tokitsu, me ha mostrado unos nuevos horizontes de arte marcial o de salud. Pienso, que durante un curso o stage, aunque se toquen todos estos puntos mencionados, no pueden abarcarse en su totalidad. Como todos los stages, se trata de mejorar y mostrar cosas puntuales y de un repaso general. Pero para mí, desde el punto de vista del neófito, me ha parecido un Arte Marcial y/o de Salud muy completo. Y como digo, sobre todo con la presencia del KI en todo momento.
En muchas cosas, coincidente con el Nanbudô que practico, ya que ambos, parecen proceder de un mismo escenario (el Karate) para evolucionar hacia una Forma de Vida llevando similares miras: donde Budô, acondicionamiento físico o de salud, donde los procesos meditativos externos o internos se entrelazan para formar un “Todo” dinámico y natural.

Otras de las cosas también significativas, fue conocer el Dôjô Ananko y poder practicar en él, un Dôjô cargado de historia viva. Y, como no, la forma con la que fui recibido y tratado tanto por el Maestro Tokitsu, por Oskar Gutiérrez, por Santiago Ruiz que me llevó de un sitio para otro estando continuamente pendiente de mí, y la amabilidad de Fernando Martín y familia… junto con los practicantes de este arte marcial.

Pase unos días encantado, viviendo fuertes emociones. Gracias a todos y un fuerte abrazo desde Huesca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario